Pero, ¿cómo funcionan?

26 julio 2021

tiempo de leer: 5 minutos

My Energy Bars son un producto innovador, desconocido en el mercado.
El escepticismo inicial es por lo tanto comprensible.
Cuando una persona se acerca a un nuevo concepto, a una nueva realidad, a una nueva tecnología, es normal que surja una resistencia en forma de dudas o perplejidad.
De hecho, nuestra lectura del mundo está influida por las creencias y convicciones personales, culturales y sociales.
Cuando entramos en contacto con un nuevo elemento que no encaja en la lógica conocida, sino que desafía esa lógica, surge lo que se conoce en psicología como disonancia cognitiva.
El principio de “disonancia cognitiva”, introducido por el psicólogo y sociólogo Leon Festinger a finales de los años 50, se manifiesta cuando existe una incoherencia entre los distintos aspectos de los conocimientos, sentimientos y comportamientos del sujeto.
Esta incoherencia crea un estado interno de malestar, una disonancia cognitiva, que las personas tratan de reducir en la medida de lo posible.
La disonancia cognitiva exige al sujeto un elevado gasto de energía mental para disipar la sensación de malestar, a menudo inconsciente. Por lo general, los conocimientos adquiridos por el sujeto y la programación existente son aquellos a los que la persona se adapta, ya que esto requiere menos energía mental.
De hecho, cuanto menos energía tenga una persona, menos capacidad tendrá de abrirse a nuevas ideas para desarrollar su credibilidad.
Por ello, el escepticismo inicial, normal ante algo nuevo, puede generar dos reacciones diferentes en las personas: la primera es la del curioso con un buen grado de energía que intenta resolver el conflicto generado por la disonancia cognitiva con la pregunta indagatoria “Pero, ¿cómo funcionan?”, la segunda es la de la persona profundamente anclada en sus creencias que resuelve trivialmente el conflicto con un “¡Yo no creo en estas cosas!”.

«Un zorro hambriento vio unos racimos de uvas colgando de una parra y trató de cogerlos. Pero no lo consiguió. Se dijo a sí mismo: “¡Están verdes!” y se marchó. Así, incluso entre los hombres, hay quienes, al fracasar por la incapacidad de lograr su propósito, culpan a las circunstancias»
(Esopo, XXXII; Fedro, IV, 3)

Si estás en el grupo de los curiosos, te invito a seguir leyendo y a no dar por hecho lo que se te dirá.
Profundiza, estudia, investiga y aumenta tu energía.
Cuestiona siempre todos los aspectos de la realidad y déjate sorprender. Siempre. Simplemente.
My Energy Bars son el resultado de dos personalidades muy distintas: el ingeniero y el alquimista. Durante años se mantuvieron en compartimentos estancos, bien separados uno de otro.
No les permitía comunicarse e interactuar entre sí, lo que, debo admitir, requería mucha energía. El ingeniero se manifestaba en el mundo ordinario, donde el juicio de la gente está siempre listo. El alquimista en las profundidades de mis investigaciones y experimentos continuos. Lejos de los ojos que, debido a la disonancia cognitiva, no habrían sido capaces de entender cómo un ingeniero podía creer en “ciertas cosas”.
El asombro fue descubrir que yo misma era víctima de las maravillas de nuestro cerebro que, para no disipar las energías ligadas a los miedos y a la programación inconsciente, no permitía el matrimonio alquímico entre mis dos hemisferios.
Pero como dicen, ¡el corazón quiere lo que quiere!
Cuando la mente racional y la intuitiva hicieron las paces, el amor por mí misma floreció y Triune fue el primer fruto.
Un viaje de experiencias, personas, teorías y experimentos que me han hecho conocer los abismos pero que, al final, me han hecho tocar las estrellas. Es un viaje continuo y estoy segura de que veré mucho más.
Esta premisa personal no es una divagación banal, sino que es un elemento determinante para entender este proyecto y, en concreto, My Energy Bars.

My Energy Bars son efectivamente el resultado de un viaje que dura desde hace más de veinte años.
Vayamos al punto, los cilindros actúan principalmente sobre el campo electromagnético de la persona, potenciándolo y disolviendo cualquier biorresistencia presente. Los protocolos estructurados ad hoc actúan específicamente sobre los campos electromagnéticos generados por los tres cerebros de la máquina humana (vientre, corazón y cabeza).
Efectivamente, es a través de una limpieza específica de las interferencias bioemocionales y de su refrecuenciación que la persona vuelve a ser, a sentir y a crear, lo que beneficia el bienestar psicofísico general.

Volvamos a la pregunta inicial: “Pero, ¿cómo funcionan?”.

El punto de partida, que apareció en mi mente una mañana al amanecer, era muy sencillo: si somos un campo electromagnético, las leyes que caracterizan a estos campos se aplican también a nosotros. Si somos un campo electromagnético, nos caracterizamos por un flujo de electrones que fluye en nuestro interior (corriente eléctrica) y que genera un campo magnético capaz de atraer. ¿Pero atraer qué?
La potencia eléctrica dentro de nuestro cuerpo, nuestra energía, está limitada por las resistencias bioemocionales presentes. Dichas resistencias actúan tanto a nivel energético como físico, condicionando nuestro bienestar físico y mental.
La pregunta es muy conocida por quienes practican la acupuntura, o sea, la medicina alternativa que utiliza la inserción de agujas en puntos específicos del cuerpo humano que son estimuladas para corregir desequilibrios en el flujo de energía.
De hecho, la acupuntura recurre a un agente externo para disolver las biorresistencias mencionadas anteriormente.
En física, la resistencia eléctrica no es más que una magnitud física escalar que mide la tendencia de un cuerpo a oponerse al paso de una corriente eléctrica cuando está sometido a una tensión eléctrica. ¿Qué significa esto? Significa que si en nuestro cuerpo existen resistencias físicas y emocionales, la corriente, el flujo de electrones en el cuerpo, se debilita y nosotros, metafóricamente y no sólo, resplandecemos menos.
My Energy Bars están formadas por dos cilindros de diferentes materiales (acero y aluminio) que tienen una específica diferencia de potencial. Al unirse a un elemento conductor, en nuestro caso el cuerpo humano, se genera una microcorriente, un flujo de electrones, que atraviesa el cuerpo y contribuye a mejorar el estado bioeléctrico del organismo.
Numerosos estudios clínicos, empezando por los experimentos de Galvani en 1792, han demostrado los sorprendentes beneficios de las microcorrientes. Hoy en día se utilizan mucho en estética.
Gracias a la inducción de un aumento de los niveles de ATP (Trifosfato de Adenosina), el combustible químico que permite el funcionamiento de todas las células humanas, las microcorrientes aceleran el metabolismo celular, facilitan la desintoxicación y aumentan el nivel de eliminación de residuos e impurezas del organismo.
En resumen, gracias al uso de My Energy Bars el cuerpo se recarga volviendo a un estado más joven. Es como sustituir la batería de nuestro viejo teléfono móvil por una nueva.
Lo que se ha dicho anteriormente representa la tecnología de primer nivel que caracteriza My Energy Bars.
Esta sería, por sí sola, suficiente para comprender la utilidad del dispositivo.Sin embargo, mis investigaciones, aplicando los principios de la física cuántica, han llevado a implementar otras dos tecnologías de segundo y tercer nivel que, asociadas a protocolos específicos, permiten el potenciamiento del campo electromagnético de la persona con mayores beneficios a nivel físico, energético y mental.
Gracias al principio de entrelazamiento, los electrones han sido específicamente informados y programados para actuar sobre las frecuencias psicoemocionales y psicoenergéticas de una persona.

¿Estás listo para entrar en la madriguera del conejo?

Autor

Milena Battaglia
“Sono la fondatrice di Triune Project, creatrice di My Energy Bars e di My 369 Portal, ed oggi ho compreso, finalmente, cosa mi rende felice: aiutare le persone a stare bene, semplicemente.

Artículos relacionados


Artículos Recientes


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Triune Project SRL
Tutti i contenuti e le informazioni sono di proprietà esclusiva di Milena Battaglia.
Via Moriggia 8/B 20900 Monza MB
C.F./P.IVA: 11452660969

Social
logo triune project
Top
Modalità di pagamento
logo triune project

Triune Project SRL
Tutti i contenuti e le informazioni sono di proprietà esclusiva di Milena Battaglia.
Via Moriggia 8/B 20900 Monza MB
C.F./P.IVA: 11452660969

Modalità di pagamento